Elaboración de productos 

 

Selección Inicial:

Elaboramos nuestros jamones y bondiolas a partir de una prolija selección que se inicia con la llegada de la materia prima (pernil trasero del animal) a nuestras instalaciones. De esta primera selección depende en mucho la calidad y excelencia del producto final.

Su temperatura de refrigeración (4 grados centígrados), su nivel ph y el tenor graso de las carnes, transmisor de los exquisitos aromas peculiares de nuestros jamones, mas el peso de las piezas y la buena mano del maestro jamonero a la hora de hacer la selección, son alguno de los "secretos" que hacen al buen sabor de nuestros productos.


Procesos en planta:

Una baja temperatura combinada con elevada humedad, la cual progresivamente se ira disminuyendo, a la vez que se eleva la temperatura ambiente, es el primer proceso realizado en nuestra planta.

 
 
  

Salazón:

Ya seleccionado y ambientado, al pernil se lo apila entre montañas de sal, donde permanecerá hasta que la sal que ingresa en el sea la justa y necesaria, esto lo preserva e impide su oxidación natural con el aire.

Se lo deja reposar para entrar en la etapa de masajeado, luego se lo sala nuevamente en una segunda y ultima instancia de salazón.

 
 


Limpieza:
Manualmente se cepilla y lava cada pieza retirando el exceso de sal presente, para luego ingresar la pieza al proceso de secado y curación.

Curación:

 
 

Almacenado en bodegas adaptadas, el jamón pasa un largo periodo de tiempo ganando en forma progresiva sabor y textura.

Disponemos de varias bodegas perfectamente acondicionadas, en las cuales nuestros jamones son curados y cuidados hasta obtener características inconfundibles, que les otorgan una calidad y un sabor único. Nunca utilizamos aditamentos químicos extras, conservando las técnicas tradicionales del arte.

 
   
 

Selección:
Al estilo tradicional llegamos al proceso final de seleccionado, (operación de calado), introduciendo en distintas partes de la pieza un hueso de vaca que le dirá a la buena mano del maestro jamonero la calidad obtenida en el proceso.

Fase final:
Alcanzada la curación optima para su degustación, se ponen en venta el jamón para que lleguen a nuestros clientes en el momento adecuado y en las mejores condiciones.