La materia prima que utilizamos debe pasar una exigente selección, ya que de ella depende la calidad y excelencia del producto final.

Su nivel ph y el tenor graso de las carnes, transmisor de los exquisitos aromas peculiares de nuestros jamones, mas el peso de las piezas y la buena mano del maestro jamonero a la hora de hacer la selección, son alguno de los "secretos" que hacen al buen sabor de nuestros jamones y bondiolas.

Junto con condimentos y especias naturales combinadas de acuerdo con una elaboración artesanal, nuestros jamones y bondiolas tienen características inconfundibles, que les otorgan una calidad y un sabor único.

Nuestras instalaciones gozan de las últimas técnicas sanitarias y cumplen las normativas del SENASA (Servicio Nacional de Sanidad Animal).
El establecimiento posee un control de calidad interno y un monitoreo constante de dicha entidad (SENASA) por medio de un inspector presente en forma diaria.

Contamos con la correspondiente certificación de bromatología, emitida por el S.E.N.A.S.A. para la libre comercialización de nuestros productos en todo el país.

La calidad nunca es un accidente; siempre es el resultado de un esfuerzo.

 
   
  
  
   
 más información